American Burger de Voraz Restaurant

American Burger de Voraz Restaurant

Nueva Reseña

Nuestra Opinión

Alejándonos un poco (pero no mucho) de Palermo, donde se encuentra el mayor número de hamburgueserías por kilómetro cuadrado de Buenos Aires, y yendo el norte con dirección al barrio de Belgrano, nos encontramos con Voraz. Originalmente un influencer de la hamburguesa conocido como BurgerLove, Marcelo quiso dar un paso más allá en la búsqueda de la hamburguesa perfecta: dejó de ser un crítico para pasar a estar del otro lado del mostrador, convirtiéndose en el dueño de una hamburguesería en la ciudad.

El local tiene un tamaño más que aceptable. Anteriormente una casona vieja típica de esa zona de Belgrano, ahora pintada de negro y reformada siguiendo la estética que esta hamburguesería impuso. Mesas y sillas que a primera vista se ven cómodas es lo primero que se observa cuando te acercás al local. Una vez adentro, nos esperaban más mesas, más sillas y una buena sonrisa de parte de la cajera.

Hasta ahora hemos tratado de testear hamburguesas con los mismos toppings, así que terminamos decantándonos por una American Burger. Pan, dos medallones de carne, cuádruple cheddar, cebolla morada cortada en cubitos, panceta, pepinos (los cuales sacamos) y una salsa de alioli casera.

Precio:

$$$
$$

El sabor

19

/20

Los toppings

8

/10

La carne

15

/20

Los condimentos

8

/10

Puntuación total:

84

El pan

15

/20

El queso

17

/20

American Burger de Voraz Restaurant
Logo Argentina Burger

American Burger de Voraz Restaurant

El sabor

19

Los toppings

8

La carne

15

Los condimentos

8

El pan

15

El queso

17

84
/100

El sabor

19

/20

Los toppings

8

/10

La carne

15

/20

Los condimentos

8

/10

El pan

15

/20

El queso

17

/20

Puntuación total:

84

El Pan: 15/20

El pan está… bien. Un par normal al que no llamaría genérico porque sin dudas está por encima de la media de cualquiera comprado en una panadería o supermercado.

A simple vista puede no notarse, pero el pan de Voraz es del tipo lactal. La principal característica de los panes lactales, hechos con leche en polvo, es su miga. La miga de los panes lactales tiene muy pequeñas burbujas de aire y se caracteriza por su suavidad al paladar. El pan lactal de Voraz tiene un perfil levemente dulce y una miga chiclosa, que sirvió muy bien para contener el interior de la hamburguesa.

Los Toppings: 8/10

La panceta de Voraz es muy, muy rica. De perfil ahumado y cocida al horno. La panceta era crocante y sabrosa. Sin excesos de grasa y con una gran crocancia que aportaba ese perfil americanizado y potente al paladar. La cebolla morada, cortada en cubos muy pequeños, aportaba cierta acidez deseada en la búsqueda del balance necesario de cualquier hamburguesa. Las hamburguesas del estilo americanas pueden llegar a resultar pesadas para los estómagos tranquilos de la gente que suele acompañar sus sándwiches con alguna verdura fresca, pero la verdad es que en compañía de la cebolla (que probablemente sea el mejor topping de cualquier hamburguesa) aportaba en boca sabor y otra textura distinta a las del sándwich.

Salsas y Aderezos (Condimentos): 8/10

¡Una oda al ajo! Qué rico es el ajo, qué bien acompaña casi cualquier comida. Y cuando está bien cocido, es aún mejor. La salsa que Voraz eligió para esta hamburguesa es un alioli casero hecho con ajos asados. El ajo de la salsa aportaba cierto picante al sabor de la hamburguesa. Tenía la cantidad suficiente como para sentirse en casi cualquier bocado y efectivamente fue una decisión absolutamente acertada de parte de quien ideó esta hamburguesa.

Considerando que las hamburguesas del estilo americanas suelen estar acompañadas de salsa barbacoa, su ausencia en esta hamburguesa y su posterior reemplazo con el alioli se agradece de sobremanera.

El Queso: 17/20

¿Cuántas veces vamos a repetir lo mismo? ¿Hasta que ustedes se aburran? Un día, hace unos cuatro o cinco años, alguien descubrió que una empresa santafesina de lácteos, Milkaut, hacía un cheddar de características superlativas. Ese cheddar, que solo se conseguía de a 160 fetas, fue el elegido por todas las hamburgueserías que querían ganarse un asiento en la mesa de los grandes y eso nos trae hasta hoy: casi todas las hamburgueserías reconocidas utilizan el mismo cheddar. Así que, a la hora de juzgarlo, nos enfocamos en dos puntos muy importantes: la cantidad y el punto del queso al que el chef nos entrega la hamburguesa.

La Carne: 18/20

La carne argentina es sinónimo de buena calidad, aunque esta esté absolutamente triturada por una picadora. Voraz no le escapa a la tendencia y ofrece medallones pequeños, muy sabrosos y con una ideal porcentaje de carne/grasa.

Solo condimentados con sal y pimienta, el medallón de Voraz tenía una costra más que aceptable. Pese a que estaba un poquito más seca de lo que personalmente me gustaría, debo decir que los patys de Voraz estaban por encima del promedio. El medallón estaba bien armado y no se desgranaba hasta llegar a la boca, donde se notaba lo fresco de la carne.

El Sabor: 19/20

Realmente fue una sorpresa ver cómo se amalgamaban en boca un montón de ingredientes que a simple viste parecían no destacar individualmente. Ya masticando, quitando el ruido de mis palabras y dejándome llevar solo por los sabores que pasaban por mi boca, encontré una hamburguesa sólida, agradable, suave y muy pero muy sabrosa. Sin dudas, volveré.

Nuestro Veredicto: 85/100

Manteniéndose en un precio de aproximadamente 6 dólares (viene con papas), Voraz Restaurant se ubica en el medio. Ni tan cara ni tan barata, el precio pasa a segundo plano si todas las veces que venga voy a recibir una hamburguesa de este nivel. Esta visita a Voraz me dejó con la vara muy alta con respecto a lo que es una buena hamburguesa porteña. Sin dudas, la American Burger que me sirvieron está en un nivel superlativo y debe ser una responsabilidad de parte de los recomendadores pasar el dato sobre este pequeño local de hamburguesas en Belgrano.

Información Nutricional

Share on whatsapp
Share on telegram
Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on print