Artesanal vs Industrial: Fat Broder

hamburguesa doble con queso cheddar y panceta
Banner Publicita tu negocio con nosotros
Banner Publicita tu negocio con nosotros

Llegamos con otro episodio de Artesanal vs Industrial. La serie donde hablamos del grado de artesanalidad de nuestras hamburgueserías favoritas, no es solo un éxito entre la critica, sino también entre los lectores que después de leernos saben donde ir a comer. Así que ustedes fíjense.

Hoy es el turno de Fat Broder, la pequeña hamburguesería ubicada en el corazón hamburguesero de Palermo, la cual se ha sabido ganar su lugar en la mesa de los grandes y es uno de los lugares favoritos de muchos. Veamos qué tal le va en el test de artesanalidad.

Lo Artesanal: el pan

El pan de Fat Broder seguramente sea el pan más hermoso a la vista de todo Buenos Aires. Envuelto en una gruesa capa de semillas que no dejan prácticamente ver su costra, el pan de Fat Broder destaca en demasía por su grado de artesanalidad.

El pan de Fat Broder es un pan increíblemente suave en su interior, con una miga que deja ver la frescura que administra y envuelto en una nube de semillas que le aporta otra capa de texturas por encima, haciendo de este pan uno de los mejores disponibles.

Lo Artesanal: la carne

La carne de Fat Broder es, sin dudas, artesanal. Pese a que en nuestra visita al lugar la notamos un poco desabrida, hay una realidad: la producción es propia.

Esto lo podemos notar por un punto en especifico que sucede cuando vamos a comer al local: te preguntan a qué punto la querés.

Esto no solo es un puntazo a favor, ya que casi nadie te pregunta que tan jugosa queres tu hamburguesa, y aunque sea un poco peligroso para niños, que la carne este rosada es un punto a favor que celebro en cada lugar al que voy.

Lo Artesanal: los aderezos

Los aderezos son probablemente el punto más fuerte de Fat Broder. Ya en sus comienzos supieron destacar por la cantidad y calidad de salsas listas para ser servidas por los comensales. Con el tiempo, no solo fueron agregando más sabores a su oferta, sino que también descubrieron que era un producto lo suficientemente bueno como para embotellarlo y venderlo.

Entre su diversa cantidad de opciones caseras podés encontrar Honey Mustard, Ketchup de Kimchi, berenjenas ahumadas, cilantro con lima y mango barbacoa.

Lo artesanal: las papas fritas

Nos encontramos con una anomalía: por primera vez desde el nacimiento de esta serie, nos toca reseñar una hamburguesería con papas fritas caseras.

Si, ya lo dijimos un montón de veces, McCain te brinda la tranquilidad de que la papa que tenes que cocinar ese día no esté aguada, o arenosa. Con McCain estandarizas el producto para que tenga el mismo gusto todos los días y eso es maravilloso.

Dicho esto, ¡que bueno encontrar un lugar con papas fritas caseras! Me encanta una buena papa frita y más para comerla en el local que sabes que va desde la freidora a tu mesa, sin pasar por envoltorios ni dejarlas estacionar mucho tiempo, ya que como sabemos, eso humedece la papa.

Increíble el grado de artesanalidad que maneja Fat Broder, la primera en tener una nota perfecta. Esperamos que te haya gustado este artículo, si querés saber más, ¡el próximo lunes sale otro!